UN REPASO POR GIVE & GAIN 2018

La semana pasada tuvo lugar la novena edición de Give & Gain, la Semana Internacional de Voluntariado Corporativo impulsada por Forética y en la que hemos participado como partner estratégico desde la Fundación Hazloposible. Antes de hablar de la edición de este año 2019, hemos querido hacer un repaso por algunas de las experiencias de Voluntariado Corporativo que tuvieron lugar en 2018 y que los voluntarios de diferentes entidades quisieron compartir con nosotros.

Alberto Álvarez, técnico contable de la empresa Gestión Integrada del Grupo Santalucía, participó como voluntario por primera vez en la pasada edición de Give & Gain. La actividad consistía en acompañar a un grupo de jóvenes menores de edad procedentes de familias desestructuradas y que se hallan tutelados en diferentes centros de acogida de la Comunidad de Madrid. La idea era hacerles pasar un buen día, que disfrutaran de la compañía de otros chicos de su edad, de los voluntarios y de las instalaciones del Parque Warner.

“Con esta actividad fui un poco más consciente de que hay niños y niñas que pasan por una infancia más difícil a la del resto de los chicos de su edad. Viven tutelados en un centro de acogida, lejos de sus padres y, en definitiva, son demasiado jóvenes para tener que lidiar con este tipo de problemas. Cuando volvía a casa y hacía balance de cómo había transcurrido el día, pensaba que yo también lo había disfrutado y que, además, había contribuido a alegrarles el día y a normalizar su situación”, explicó Alberto.

Al igual que Alberto, María Ramírez, de Grupo Vips, que colabora de forma voluntaria con varias ONG dentro y fuera de su empresa, también decidió sumarse a Give & Gain a través del proyecto de Voluntariado Corporativo de Starbucks (Grupo Vips) ‘En la línea de salida’, que promueve la inserción social y laboral de jóvenes refugiados en colaboración con CEAR y la Fundación Exit.

“Me incorporé al proyecto como mentora. Consiste en acompañar a uno de estos chicos en su día a día, quedar con ellos una o dos horas a la semana para verse y comentar ciertas cosas que les ocurren en su vida diaria. Además, pueden hablar de los temas que les preocupan. En mi caso, también tenemos mucho contacto a través del teléfono y del email. Los voluntarios les ayudamos a resolver sus dudas sobre cómo hacer determinados trámites, estamos pendientes de cómo están, de cómo llevan el aprendizaje del idioma… Básicamente, es como si fuéramos amigos. Se trata de un acompañamiento a largo plazo”, indicó María.

Para ella lo más importante fue darse cuenta de que “las empresas trabajan dentro de una sociedad y la sociedad tiene ciertas necesidades”. “No se trata solo de donar, sino de formar y dar un salario. Asimismo, responder a las necesidades reales. En este caso, a las de las personas refugiadas. El hecho de que Starbucks promueva esa inserción y estabilidad laboral de chicos y chicas en esta situación, me parece muy positivo”, añadió.

 

|”Ver que hay personas que dedican su tiempo de manera altruista a ayudar, me hace recuperar la ilusión” – Noemí Vicent (Allianz).

 

 

Noemí Vicent, lleva más de diez años trabajando en Allianz, como técnica comercial y participa muy activamente en las actividades de Voluntariado Corporativo de su empresa, de la que se siente realmente orgullosa. El año pasado decidió sumarse a Give & Gain acudiendo junto a su familia al refugio de animales ‘La Bassa’, en Tarragona, donde ayudaron a mejorar las instalaciones y disfrutaron de una estupenda jornada de voluntariado al aire libre.

“Decidí apuntarme a esta actividad porque era de tipo medioambiental y se trabajaba con animales. El objetivo era construir una cabaña que sirviera de refugio para estos animales y plantar unos arbustos alrededor del recinto. Fui con mi familia, con mi marido y con mi niño. Él es un poco pequeño. Tiene 21 meses. Pero, yo quiero que viva este tipo de experiencias desde pequeño. Quiero que esté sensibilizado con la ayuda a los demás, el respeto a la naturaleza, etc. Ya hemos hecho alguna cosa en familia. ¡Nos apuntamos a todo lo que podemos! Ahora mi hijo es muy pequeñito, pero me gustaría que creciera en este entorno”, nos contó.

Vicent reconoce que lo que más le gustó fue el trabajo que hacen en el propio refugio y cómo estaba organizado. “Es un equipo muy joven, con muchas ganas y mucha energía, esto me sorprendió gratamente. Como familia lo disfrutamos un montón. A mi marido en concreto le encantó, se involucró muchísimo. De hecho, cuando nos íbamos, me dijo que había sido uno de los días más felices que había tenido en un tiempo. Estaba orgulloso de haber construido la cabaña. Me dijo que algún día volveríamos con el niño y le diríamos: ‘Mira, esto hemos ayudado a construirlo y tú estabas ahí’”, explicó.

Y estas son solo algunas de las experiencias y emociones que se vivieron el año pasado en Give & Gain. Este año, nuevas iniciativas de Voluntariado Corporativo hicieron despertar las ganas de ayudar de cientos de personas en una semana cargada de ilusión y solidaridad.

¿Quieres saber más? Pronto te contaremos al detalle cómo fueron… ¡Atento a nuestra siguiente publicación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *